Esa bella mujer





 Todos los días escuchaba las peleas en la casa de mis nuevos vecinos. Madre e hijo. Siempre discutiendo. Peleas sin fin. Por cualquier cosa. Lo más mínimo.
¿Por qué tendiste mi cama? ¿Qué haces dentro de mi habitación? Sabes que eso no me gusta, cocíname otra cosa
Insultos de su parte a su madre. A veces me daba lástima la pobre mujer, otras el joven.
Tú haces lo que te digo mientras vivas en esta casa. Si no te gusta, pues vete. No comas eso, es para tu hermana.”
No lo soportaba.
Una mañana, la pelea fue a un nivel super elevado. Gritos, incluso creo que arrojaron cosas. Entonces, el joven salió a la calle y desde allí grito:
— Ojala te murieras. Te odio.
Meses después. Ella murió.
Moraleja:
Nunca resientas a esa mujer que ha dado todo para criarte. Bien o mal, lo ha hecho y se merece todo tu respeto y amor.
En este día, dale un beso y dile que la amas. Puede que no sea un regalo muy caro, o incluso material. Pero créeme es lo que ella desea, y no solo hoy. Todos los días del año, durante todo el tiempo que la tengas en tu vida.
TE QUIERO MUCHO, MAMÁ.
En especial a mi querida madre, Xiomara, a mi tía Idalmis y a mi abuela querida Alejandrina. Las amo y agradezco todos los días por ser parte de su familia.
BESOS
 

Comentarios