Sorpresa Arruinada





Los latidos del corazón casi no la dejan oír lo que dice. Todo le da vueltas. Levanta la cabeza lentamente. Mira directo a unos ojos azules preciosos. Le sonríen. Observa sus labios y estos también lo hacen. Intenta concentrarse en sus palabras. Está nerviosa desde que encontró en la gaveta de los calcetines una cajita aterciopelada con un diamante dentro.





Comentarios