Las mentiras que nos enseñan los cuentos






Vamos a ver. Quien se cree la historia de que aun con la ropa ruinosa y cenizas por todo el cuerpo y el rostro, Cenicienta miró al príncipe, este le sonrió y se la llevó en la grupa de su caballo hacia un hermoso castillo. Cuando yo con todo bien organizado, no logró ni un “Hola”.
 



Comentarios