Las mentiras que nos enseñan los cuentos






Vamos a ver. Quien se cree la historia de que aun con la ropa ruinosa y cenizas por todo el cuerpo y el rostro, Cenicienta miró al príncipe, este le sonrió y se la llevó en la grupa de su caballo hacia un hermoso castillo. Cuando yo con todo bien organizado, no logró ni un “Hola”.
 



Comentarios

Entradas populares de este blog

Hasta Siempre, Comandante