Ahora o nunca, ¿saltas?






Las voces siempre han estado en su cabeza, mortificándolo, asustándolo, diciéndole que hacer o no hacer. Esta vez le piden a gritos subir al edificio más alto y lanzarse al vacío. Desde allá arriba todo se ve pequeño, insignificante. Nunca antes ha preguntado o cuestionado a sus voces, pero debe hacer una pregunta muy importante: ¿Salto o no?






Comentarios

Entradas populares de este blog

Hasta Siempre, Comandante