En llamas




Nunca pensó que le llamaría tanto la atención aquella llamarada. Como desprende calor, el color amarillo y rojo se mezclan, se abrazan, tornándolo todo de un naranja salvaje. Mira más allá hacia la mano que sostiene el encendedor. Como una extensión directa de ella. Poco a poco se acerca a su rostro. Mientras entre sus labios espera un cigarrillo para ser consumido entre las llamas.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿También lo crees?

Hasta Siempre, Comandante