Melancolía






“¡Qué tiempos aquellos!”, pensó el ladrón mirando la vitrina de la joyería.



Comentarios