Melancolía






“¡Qué tiempos aquellos!”, pensó el ladrón mirando la vitrina de la joyería.



Comentarios

Entradas populares de este blog

¿También lo crees?

Hasta Siempre, Comandante