En Silencio





    “Es mejor pedir perdón que permiso”, dijo Alberto nuevamente arrodillado en la iglesia después de su última trastada.




Comentarios

Entradas populares de este blog

¿También lo crees?

Hasta Siempre, Comandante