En Silencio





    “Es mejor pedir perdón que permiso”, dijo Alberto nuevamente arrodillado en la iglesia después de su última trastada.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Hasta Siempre, Comandante