El poder de la escritura






Siempre le habían dicho que no tenía imaginación, que los sueños no se hacen realidad. José así lo pensó por mucho tiempo. Hasta ayer. Tuvo un sueño demasiado extraño para su escasa imaginación. Se levantó apresurado, cogió una hoja de papel y escribió una simple palabra. Desde entonces todo le va bien. Quien le iba a decir que solo necesitaba “felicidad”.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Hasta Siempre, Comandante