Atrapado















Siente las cadenas. El hierro frío sobre su piel. El sonido chirriante cuando intenta moverse. La mordaza que cubre su boca impidiéndole pedir ayuda. Le lastima los labios. Tiene un olor y sabor peculiar. Ha intentado todo por escapar. Nada funciona. Está atrapado. En la lejanía escucha las voces de sus captores. Siempre un murmullo incesante. Algo se filtra entre sus delirios.
Lo siento mucho. Hoy no se encuentra bien. Piensa que está atrapado, aunque todo está en su cabeza, no se ha movido en días. Vuelva mañana a visitarlo, tal vez tenga otro delirio y en ese si pueda hablar.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Hasta Siempre, Comandante