Infidelidad




Su marido había salido como siempre a la misma hora para el trabajo. Mientras ella, espera a su amante. Jugando entre las sábanas del lecho matrimonial escuchan el peor sonido para los traidores, la puerta principal. Escondido bajo la cama oye al marido volver. Antes de marcharse la besa en los labios, esos mismos que responden a sus palabras con un “Te amo”.


Comentarios