¿Ahora qué?






Los gritos llegaron a mi habitación, asustada desperté. El ruido viene del jardín, un incesante torrencial de palabras dichas a todo pulmón: “Parece que va a llover”. Sonando cada vez más desesperado. Aun no me acostumbro a ellos. Sucede siempre lo mismo cuando las nubes se tornan oscuras y el aire se vuelve fuerte. Mi hermana menor tiene una imaginación muy vivida. Siempre inventando historias, creando personajes, creyéndose princesa, heroína, monstruo, incluso una vez se creía mi madre. Pero esta vez se paso, lleva varias semanas pensando que es un grano de azúcar, por ello cada vez que llueve la pobre se deshace bajo la lluvia.




Comentarios

Entradas populares de este blog

¿También lo crees?

Hasta Siempre, Comandante