Pesadillas






















Desde niña tengo que dormir con la luz prendida. La oscuridad me asusta, mucho. Aún hoy lo hace. Las historias de terror me han hecho una miedosa crónica. Sin embargo, ya no duermo con la luz encendida, no por ser mayor, sino porque al monstruo debajo de mi cama le molesta la claridad.





Comentarios