Por vencida
















Hoy finalmente te dejaré atrás. Comprendí, después de tantos años que nunca te recuperaré. Que jamás volverás a mí, no después de lo que hice. Te amé demasiado, tanto que te asfixié con mi cariño. No creí tus palabras cuando dijiste que te irías, como una tonta pensé que mi amor alcanzaría para ambos, sin embargo no fue así, y te fuiste como las hojas que son arrastradas por el viento en otoño.





Comentarios

Entradas populares de este blog

¿También lo crees?

Hasta Siempre, Comandante