Una Pieza de Oro










El verde de las plantas resalta con el resplandor del sol. Los animales son muchos y variados. Desde un pequeño ruiseñor hasta un magnífico ciervo. La flora y fauna se muestran majestuosas ante los ojos del joven que no deja de sorprenderse cada vez que deambula por estas zonas. Aunque había nacido allí, en su querida Grecia, la magnitud de su belleza lo sigue impresionando. Se internó en lo más profundo del bosque, sin mirar atrás disfrutando de los alrededores. No advirtió que se alejaba de la senda adentrándose en la espesura circundante. Un camino que nunca había seguido y antes de darse cuenta se encontró perdido entre aquel gigantesco mundo verde.
Poco sabe del tiempo transcurrido ya que la espesura de los árboles, colosales en su hábitat, sellan el espacio convirtiendo todo su alrededor en un oscuro paraje. A veces, el viento sopla fuerte y silencioso, recorriendo la senda junto a él, sube hasta las altas copas dándole una pequeña ojeada del distante sol.
El frío le anunció la noche. La humedad guardada en las plantas durante los días de lluvia comenzó a calarle los huesos, sería lo peor si llegase a resfriarse. Odiaba hacerlo, -como el 99,9 % de todo ser humano-, pero para Nikolás, una enfermedad interrumpiría su trabajo en la recolección y utilización de diversas plantas para la elaboración de medicinas. Luego de caminar por varias horas, sin tener idea de hacia dónde ir, finalmente el cansancio y el hambre lograron vencerlo.
Se recostó en el tronco de un enorme árbol, un Abies alba, el abeto común o abeto blanco, si no se equivoca, lo cual casi nunca ocurre. En cuanto sus ojos se cerraron, quedó profundamente dormido.
El sonido del agua lo despertó, el tiempo transito imperceptible para él sin saber cuánto estuvo dormido. El fluir lejano del agua lo atrajo, su boca seca le advirtió la sed. Un manantial brilla en un claro, los árboles aunque altos dejan un espacio para la entrada del sol mañanero, su luz cae verticalmente sobre el agua. Nikolás nunca había visto un lugar tan mágico, parece el hogar de ninfas.
Un susurro llegó a sus oídos, “Nikolás, Nikolás”, un llamado angelical, hechizado siguió aquel arrullo. Sonido que provenía del mismo centro del estanque.
El viento arrastró las hojas caídas de los silenciosos árboles, un remolino se creó desde donde procedía la voz, en su lugar aparecieron tres mujeres, vestidas de blanco. Es una visión extraordinaria, Nikolás nunca había visto mujeres más bellas, las cuáles lo observan con interés. Tal vez estuviese dormido aún, todo parece un sueño.
— No, Nikolás Alastor, estás despierto. — Le dijo la mujer rubia, de perfectos ojos azules.
— Necesitamos tu ayuda, Nikolás Alastor — expresó otra, la mujer de cabellos negros como el profundo universo, de ojos igualmente oscuros, quién aguanta en una de sus manos un objeto brillante.
— Somos las diosas Olímpicas, Hera, Afrodita y yo, Atenea — habló la última.
Efectivamente, está soñando, ¿diosas?, en pleno siglo XXI. A lo mejor está sufriendo de  una alucinación a causa de alguna planta extraña mientras estuvo recostado entre las yerbas.
— No estás soñando, debes estar claro de ello. Necesitamos un juez imparcial, dado que vives apartado del resto del mundo eres perfecto para nuestro cometido.
Nikolás ignora cualquier palabra de las “diosas”, aún intenta organizar su cabeza.
— Toma — caminó hacia él, la llamada Hera.
¡Vaya!, está teniendo una regresión al colegio. En la mitología griega, los dioses olímpicos eran los principales dioses del panteón griego, que moraban en la cima del monte Olimpo, el más alto de Grecia.
La diosa se situó frente a Nikolás, ofreciéndole una pieza de oro de gran tamaño.
— Queremos saber quién es la diosa más bella.
— Pensé que tenían la respuesta para esa pregunta.
— Sí, pero han pasado varios siglos desde la elección. Los cambios en el mundo mortal han llevado a la desaparición de los cultos a nosotros, los dioses. Nos han olvidado. Queremos una nueva respuesta.
— Creía que el premio era una manzana de oro.
— Lo fue, y se ve muy bien en mis aposentos. — Respondió sonriente la deidad rubia, Afrodita.
— El padre de los dioses y los hombres, Zeus, nos proporcionó esta moneda. Brinda a su portadora mayor poder. No es una simple manzana. — Alegó Atenea, la mujer de cabellos negros.
— Atenea, ¿todavía estás herida por haber perdido ante mí?
Es irreal encontrarse frente a las antiguas diosas del Olimpo; la protectora de Atenas, la diosa más bella del mundo y la Reina de los Dioses. Y menos que quisieran que fuese él quien decidiera cuál es la divinidad más hermosa. Remitiéndose a la mitología, París, el anterior juez, sufrió la ira de las perdedoras. No anhela seguir el mismo destino.
— Debes elegir a una, la más bella, sobre las demás.
— No creo que sea buena idea.
— Debes hacerlo, si no deseas sufrir la ira de Zeus, fuiste elegido para esta tarea, estás obligado a cumplirla.
Como en el Juicio de París, las diosas enseñaron todos sus atributos. Son ciertamente preciosas, de cuerpos perfectos, verdaderamente podrían ganarse el nombre de ninfas acuáticas, bañándose en el manantial, completamente desnudas, mirándolo sonrientes. Todas se acercaron a él, tratando de sobornarlo, entre caricias y besos, cada diosa le ofreció cumplir un deseo.
Hera le prometió la culminación de su trabajo, lograr su mayor logro científico; Atenea, le otorgaría la sabiduría absoluta; y Afrodita, que obtendría el amor de la mujer más hermosa del mundo.
Tentadores deseos, pensó Nikolás, pero él conoce la historia, no sé puede confiar en los dioses, son engañosos y temerarios, si no obtienen sus metas arremeten su poder contra los pobres mortales y no procuraba ser su conejillo de Indias.
Las divinidades lo observan caminar de un lado hacia otro. Increíblemente, lo está considerando, no puede negar que la mayor debilidad del hombre es su ambición. Ahora comprende el dilema de París, es difícil decidirse entre ellas, a su favor esta que no llevaría a todo un país a la destrucción por su decisión. Uf, aquello le quito un gran peso de sus hombros.
— Creo que ya he decidido — expresó Nikolás mientras juguetea con la moneda. Las deidades lo miran expectantes, cada una segura de su triunfo. — Quien la atrape se puede quedar con ella. — Dijo arrojando la moneda al manantial mientras las diosas se lanzan a su encuentro.
Aún hoy Nikolás no sabe quién logro alcanzar la moneda, todavía teme que regresen por él para hacerle cumplir con su “deber” de juez. Sin embargo, agradece a su lógica por sacarlo de tal monumental contrariedad.
Y todo por una pieza de oro.

Comentarios

  1. Hello I'am Chris !
    this is not a "spam"
    The "directory" is 17 million visits, 193 Country in the World! and more than 18,000 blogs. Come join us, registration is free, we only ask that you follow our blog
    You Have A Wonderful Blog Which I Consider To Be Registered In International Blog Dictionary. You Will Represent Your Country
    Please Visit The Following Link And Comment Your Blog Name
    Blog Url
    Location Of Your Country Operating In Comment Session Which Will Be Added In Your Country List
    On the right side, in the "green list", you will find all the countries and if you click them, you will find the names of blogs from that Country.
    Imperative to follow our blog to validate your registration.Thank you for your understanding
    http://world-directory-sweetmelody.blogspot.fr/
    Happy Blogging
    ****************
    i followed your blog, please follow back
    ++++++++++++++++
    Hola Soy Chris!
    esto no es un "spam"
    El "directorio" es de 17 millones de visitas, 193 países del mundo! y más de 18.000 blogs. Ven y únete a nosotros, la inscripción es gratuita, sólo pedimos que siga nuestro blog
    Tienes un blog maravilloso que considero estar registrado en Diccionario Internacional Blog. Usted representará su país
    Por favor, visite el siguiente link y cómo su Blog Nombre
    Blog Url
    Localización de su país de operación ¿Cómo Sesión que se añadirá en la lista de País
    En el lado derecho, en la "lista verde", encontrará todos los países y si hace clic en ellos, encontrará los nombres de los blogs de ese país.
    Imperativo para seguir nuestro blog para validar su registration.Thank Gracias por su comprensión
    http://world-directory-sweetmelody.blogspot.fr/
    Blogging feliz
    ****************
    Seguí a tu blog, por favor, siga de nuevo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Hasta Siempre, Comandante