Desenlace

















Mientras nadie miraba, Cenicienta disimuladamente tiró la zapatilla de cristal al suelo. Nunca había sentido tanta presión porque un zapato le calzara.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hasta Siempre, Comandante